Educación pública de calidad

Uno de los temas centrales del debate educacional en Chile hoy, se centra en la dimensión de la calidad de la educación, separando este aspecto del modo de organización de la enseñanza, del financiamiento y del acceso social a la educación.  Pocos han observado que centrar el debate en la calidad, y solamente en la calidad, corre el riesgo de hacer caer la discusión en el tópico de la ¨calidad total¨, ese paradigma ideológico de  la industrialización japonesa que se extendió en la mayor parte de los países capitalistas del mundo, después de la II guerra mundial.

Para el sistema educacional chileno, dividido y segmentado en sectores sociales y en una combinación disparate de actores públicos debilitados y de actores privados fortalecidos, un sistema que segrega social y económicamente a los alumnos y las familias según el poder adquisitivo de los padres, la calidad de la educación es un mito detrás del cual se esconde la creencia que la educación privada y pagada es mejor que la educación pública.

En un debate profundamente ideológico como el de la educación en Chile y su Reforma, la calidad también se juega en el propósito de terminar con el lucro y sancionarlo como una estafa al interés público y donde la segregación y el copago acentúan las diferencias sociales y empeoran la calidad de la educación.   La discusión ha dejado de ser más computadores o mejor infraestructura: hoy el debate se centra en la necesidad de crear las condiciones estructurales para que la educación -de una vez por todas- deje de ser un negocio lucrativo.   El día que en Chile volvamos a tener una educación pública gratuita y de calidad, tal como existía en Chile desde mediados del siglo XIX, ese día las escuelas, liceos y universidades privadas seguirán existiendo, pero financiadas por las familias adineradas que pueden pagarla y los recursos públicos irán a esas escuelas, liceos y universidades públicas donde puedan acceder todos quienes lo deseen, sin exclusiones, lucro ni selección discriminatoria.

En definitiva, la calidad de la educación depende de una escuela gratuita, laica, no lucrativa, donde los profesores -mediante una carrera profesional docente reconocida- educan y transmiten conocimientos y valores, para que las siguientes generaciones se desarrollen en condiciones de igualdad dentro de la diversidad.  El valor superior de la educación pública, laica, gratuita y de calidad reside en que representa la responsabilidad irrenunciable del Estado y de la nación para hacer realidad un derecho al que todos los ciudadanos tienen acceso, sin necesidad de pagar como si compraran un bien de consumo.

One thought on “Educación pública de calidad

Nos interesa tu comentario y aporte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s