El cuento del CAE o cómo evitar la deserción de los alumnos

El “cuento del CAE” es el argumento que se utiliza en ciertas casas de estudios superiores, sobre todo aquellas que están cuestionadas por su alto nivel de endeudamiento y crisis financiera debido al millonario lucro que realizan, para convencer a los alumnos que no se retiren.  El cuento del CAE funciona como “el cuento del tío”.

Veamos cómo funciona el Crédito con Aval del Estado.

El CAE es un beneficio del Estado que se otorga a estudiantes de probado mérito académico, que necesitan apoyo financiero para iniciar o continuar una carrera en alguna de las instituciones de Educación Superior Acreditadas que forman parte del Sistema de Crédito con Garantía Estatal (nómina en http://www.ingresa.cl).

El beneficio se asigna como un derecho por toda la duración de la carrera (no se postula cada año) y se entrega en estricto orden socioeconómico, partiendo por aquellos postulantes con mayores necesidades de financiamiento.

Los requisitos para acceder al CAE son los siguientes.

Condiciones socioeconómicas del grupo familiar que justifiquen el otorgamiento del beneficio.
· Matricularse en una carrera de pregrado en una institución de educación superior acreditada.
· No haber egresado de una carrera de pregrado de nivel universitario financiada con el Fondo  Solidario de  Crédito Universitario y/o con este mismo crédito.

El sistema se pone en movimiento cuando el estudiante se matricula en una universidad.

Una vez asignado, el beneficio se extiende por toda la carrera, sin necesidad de postular nuevamente. Sin embargo, como el financiamiento consiste en desembolsos anuales, el beneficiario debe renovar su crédito, realizando cada año el trámite de matrícula en su institución, en los plazos que determine la casa de estudios, e indicando en www.ingresa.cl el monto que va a requerir para el año siguiente.

El alumno puede pedir el monto que se ajuste a sus necesidades y modificar todos los años ese valor, al momento de renovar su beneficio.

El monto mínimo de crédito que se puede solicitar es $200.000 y el máximo es el 100% del Arancel de Referencia, establecido anualmente por el Ministerio de Educación para cada carrera e institución (www.becasycreditos.cl). Normalmente el Arancel de Referencia es menor que el arancel real de la carrera. La diferencia debe ser financiada por el estudiante.

Si por alguna circunstancia y sólo una vez matriculado con crédito en una institución del Sistema, el alumno decide que no requiere de financiamiento para cubrir uno o más años de su carrera, puede pedir valor cero, sin perder el beneficio (lo que significará que costeará por cuenta propia ese(os) año(s) de estudio). Si es nuevo beneficiario del crédito, de igual modo debe firmar en el banco aunque sea por monto cero, de manera de activar el beneficio.

El beneficiario tiene derecho a cambiarse una vez de institución/carrera sin perder el crédito. Para eso, debe:
– matricularse en el plazo máximo de 12 meses desde que abandona la anterior institución/carrera (de lo contrario será declarado desertor académico) y
– asegurarse de que la nueva casa de estudios también forma parte del Sistema de Crédito con Garantía Estatal y lo acepta como alumno matriculado con crédito.

En la actualidad, en aquellas universidades que se encuentran cuestionadas por sus manejos lucrativos, se está usando el argumento que una vez que el CAE sea entregado por el Ministerio de Educación, los problemas financieros existentes se comenzarán a solucionar.   Nada más lejos de la realidad.

La trampa de este argumento consiste en pretender convencer a los alumnos que todo depende del CAE, lo que indica que el sistema de lucro continuará en esas universidades, como la UdelMar por ejemplo, a través de una red semioculta de sociedades inmobiliarias.

Es decir, se está tomando como rehenes virtuales a los estudiantes, haciendoles creer que el CAE salvará a esas universidades, cuando en realidad la única forma de sanear financieramente es eliminando los altos sueldos de directivos innecesarios y los honorarios abultados de funcionarios contratados por favores políticos y terminando el mecanismo fraudulento del lucro a través de inmobiliarias.

Ocurre  que hay universidades privadas cuyo beneficio del CAE se encuentra suspendido por el Ministerio de Educación, como es el caso de la UdelMar, debido precisamente a que se están efectuando auditorías financieras y académicas por los manejos lucrativos turbios que esas entidades realizan.

Es importante entender que el CAE no se entrega ni a los profesores ni a los alumnos en forma alguna de dinero o de pagos, sino que el Ministerio lo entrega directamente a la entidad universitaria y a la banca: a no dejarse engañar entonces.

Pero hay además algo más como información.

¿Saben los alumnos de la UdelMar que esa empresa recibió el año 2011, por 1.993 de sus alumnos un monto total de Crédito con Aval del Estado CAE por $ 3.392.979.145 (tres mil trescientos noventa y dos millones novecientos setenta y nueve mil ciento cuarenta y cinco pesos?

Ahí están las estadísticas de asignación del CAE del año 2011…

PARA SABER MAS:

http://ww2.ingresa.cl/estadisticas/

asignacion_2011 CAE

2 thoughts on “El cuento del CAE o cómo evitar la deserción de los alumnos

Nos interesa tu comentario y aporte

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s