El rol de los académicos y la calidad de la educación en Chile

El debate acerca de la “calidad de la educación” en Chile, tiende con frecuencia a quedarse en la superficie de los hechos.  La realidad que viven los profesores, docentes y académicos en la mayoría de las universidades en este país, dista mucho de ser comprendida por el público, incluso por el “público ilustrado” o por las elites política y empresarial.

Hablar o reflexionar sobre el futuro de la educación en Chile y de la educación universitaria en particular, supone preguntarse por el rol y lugar de quienes están destinados a crear e impartir conocimientos, es decir, los académicos.  En su concepto básico, un académico es un intelectual, es decir, es un ciudadano (habitante del mundo) y dedicado a producir conocimientos, a inventar y desarrollar ideas.

Pero, ¿para qué sirven los académicos hoy en Chile?

Si observáramos la realidad impuesta por la perversa lógica mercantil y de “autofinanciamiento” generada por el “modelo neoliberal de educación y de universidad”, en Chile los académicos funcionan como “hacedores de clases”, “reparadores cosméticos” de las carencias y deficiencias con que llegan los alumnos desde la Enseñanza Media (bastante media, por lo demás), como incansables  “correctores de pruebas” y como “burócratas del internet”, completando formularios imbéciles para “administración y finanzas”.

Pero además, tienen que lidiar en el diario vivir universitario con programas de estudios y mallas curriculares inventadas hace 10 ó 15 años atrás, cuyos contenidos (con frecuencia insuficientes para dar cuenta de la realidad actual) no pueden ser impartidos en un semestre, obligando al docente a cercenar, resumir, “pasar rápido” y sobrevolar los temas y subtemas para llegar a fin de semestre o del año académico.  Los docentes universitarios generalmente sobrevuelan los contenidos de los programas, como un helicóptero que pasa sobre la ciudad: desde arriba ve toda la ciudad, pero no puede captar lo que ocurre en una esquina.

Las reglas del juego neoliberal dentro de la universidad producen perversidades y castraciones que nadie quiere remediar.

Si el académico se vuelve demasiado “exigente”, no solo se convierte en la bestia negra de los alumnos, sino que termina por reprobar a tantos estudiantes, que la universidad corre el riesgo de perder demasiados clientes.   Y si aprueba a demasiados “porros” disfrazados de alumnos, bota al piso la calidad de la enseñanza y reduce el nivel de calidad y excelencia de la carrera, de la facultad y de la propia universidad.   Si a esto se le agrega que los profesores y docentes a veces tienen que hacer una huelga para que les paguen sus sueldos mensuales (como sucedió en la Universidad del Mal y ocurre en varias otras…), tenemos completo el cuadro de limitaciones y obstáculos a una verdadera carrera académica y docente.

El académico no tiene tiempo de reflexionar, de producir pensamiento, de desarrollar pensamiento crítico; solo tiene tiempo para dictar las clases (en una y varias facultades y universidades), cumplir velozmente el programa, corregir pruebas y certámenes y leer apurado decenas de proyectos de tesis que apenas dan para memoria.

La sistematización del conocimiento científico, la investigación de nuevos campos del saber, la reflexión científica y metodológica desde lo sabido para llegar a lo no conocido, queda limitada por las exigencias de una formidable “máquina de moler carne” académica donde el docente o profesor (que no es lo mismo) tiene que circunscribirse a repetir, interpretar y resumir los conocimientos creados por otros, pero donde su propio aporte de conocimientos nuevos puede ser mínimo.

A esto se agrega el desastre silencioso de profesionales académicos que se han encerrado intelectualmente en su propio campo disciplinario, evitando o desconociendo el análisis y la comprensión interdisciplinaria y multidisciplinaria de la ciencia y de la realidad e instalados en un conformismo intelectual abismante: abogados que solo saben de leyes, médicos que sólo saben de medicina, ingenieros que solo calculan, psicólogos que solo hablan de psicología, dando como resultado “especialistas especializados” que quedan descolocados si la realidad les cambia, como en realidad siempre cambia.

El resultado de este “modelo neoliberal de universidad” en Chile, son profesores preocupados por su sueldo; estudiantes mediocres, sin reflexión ni lectura, sin disciplina intelectual, acriticos y preocupados por “sacarse un 4″; catedráticos sin cátedra; intelectuales con poco intelecto y profesionales con dificultades de comprensión lectora.

La universidad no puede ser solamente una “fábrica de titulados”, como una fábrica de embutidos en serie, sino que requiere de académicos con conciencia crítica, con capacidad de interrogarse sobre la validez de sus propias interrogaciones, con fuerza imaginativa para cuestionar lo adquirido.   Aunque parezca brutal esta fórmula en su simplicidad, en una “universidad en serio”, a los académicos se les paga por pensar.

En numerosas universidades públicas en Francia en particular, me tocó observar que los académicos -dentro de las exigencias de excelencia- deben publicar un libro al año.  ¿Cuándo podremos llegar a ese nivel de exigencia a los docentes y académicos universitarios en Chile?  Trato de huir del concepto de “calidad de la educación” para no quedarme atrapado en la lógica industrial de la calidad total que inventaron los japoneses y prefiero trabajar con el concepto de “excelencia académica”, que permite forjar estándares de la actividad académica susceptibles de compararse con lo que ocurre en el resto de las universidades de América latina o del mundo.

La ciencia es y progresa precisamente, porque existe un espacio universal y pluralista de creación de nuevos conocimientos, donde se pueden cuestionar los conocimientos adquiridos y se puede enseñar a pensar.  Ese espacio es la universidad, esa es la vocación esencial e histórica de toda universidad, y para que esa vocación pueda materializarse, se necesitan académicos reconocidos, valorados y dedicados a su labor principal e insustituible: pensar.

Manuel Luis Rodríguez U.

observatorioeduclogo

Universidad del Mar en Punta Arenas: el epílogo

Ayer viernes 14 de diciembre, y tal como se había anticipado por todos los medios, se le puso candado al edificio donde funcionaba la Universidad del Mar en Punta Arenas.

Las señales que indicaban el derrumbe final de esa empresa eran demasiado evidentes, aunque algunos no querían verlas.  

Desde hace una semana la página web de la sede Punta Arenas estaba caída.  

Pocos meses atrás la UdelMar fue desalojada del edificio que arrendaba a Cruz Roja de Punta Arenas por no pago de los arriendos.  El éxodo de alumnos hacia otras carreras y universidades era cotidiano y constante.  Los 56 trabajadores de la sede se reunieron con el Seremi del Trabajo para demandar solución a su incertidumbre laboral: el Seremi les respondió que iba a informar de esta situación al Intendente y a la Ministra del Trabajo.rejaudelmar

El edificio donde funcionaba esa empresa educacional (cuyo avalúo superaba los 1.700 millones de pesos)  está siendo vendido por el banco (por alrededor de 450 millones de pesos) a un empresario inmobiliario de la ciudad. Se volvió a denunciar que en la sede Punta Arenas se paga(ban) “sueldos fantasmas” a personajes públicos por no hacer nada, pero como favores políticos, tal como se denunció en enero de 2012. Los sueldos impagos y cotizaciones previsionales no enteradas  se acumulan en AFP desde alrededor de un año. Existen cerca de 10 demandas judiciales en tribunales de Punta Arenas por incumplimientos contractuales y laborales.  La sociedad inmobiliaria que controlaba el edificio de calle Jorge Montt se deshizo de ese inmueble y lo entregó a un banco de la ciudad de Punta Arenas hace más de un año.

Un grupo de estudiantes UdelMar presentó un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Punta Arenas.  El monto total de la deuda de esa empresa con sus actuales trabajadores suma alrededor de 150 millones de pesos.  La situación de abandono económico en que quedó la sede Punta Arenas por parte de la casa central de esa empresa educacional, determinó  ahora la decisión de directivos y docentes de cerrar el edificio y suspender completamente las actividades académicas. 

La semana que termina el Senador por Magallanes Pedro Muñoz presentó un plan urgente para que el gobierno actuara con prontitud frente a este colapso institucional y el Senado aprobó dos proyectos de acuerdo al respecto.   A estas alturas, ya no se trata siquiera de un “cierre programado” de sede…se trata de un cierre desesperado…

Este epílogo es la prueba más flagrante de los efectos  perversos del lucro en la educación superior privada y de un Estado incapaz de controlar adecuadamente esas prácticas inmorales.

Quedan a la deriva más de 50 funcionarios y trabajadores y varios centenares de alumnos cuyas carreras y procesos de titulación ahora resultan truncadas.

Manuel Luis Rodríguez U.M2081S-1028

PARA SABER MAS:

http://www.radiomagallanes.cl/noticia.php?id_not=43568

http://elpinguino.com/noticias/132783/Rector-de-la-Universidad-del-Mar-anuncia-paro

Entre la pasión y la tecnología ocurre el saber

Si el educador no pone pasión en el saber que enseña y no se conecta con los sentimientos del alumno tras el saber por aprender, el saber que se busca no ocurre.

La hipótesis central de este aparente acertijo es que la pasión y la tecnología se pueden encontrar alrededor del saber, en la medida en que el educador y el alumno constituyan y construyan un espacio común de encuentro, un aula multifuncional donde la tecnología alimenta el sentido de la curiosidad y la pasión por la búsqueda de nuevos conocimientos.

En un mundo tecnologizado y crecientemente dominado por el despliegue y uso de lenguajes y plataformas digitales, pero también en un orden social atravesado por el mercantilismo y el individualismo, el aula necesariamente deberá convertirse en un ambiente virtual donde la tecnología enriquece y multiplica las oportunidades para que la pasión por enseñar del educador se encuentre con la pasión por saber del estudiante y para que el conocimiento descubierto o adquirido se convierta en razón crítica, movilizadora y transformadora.

La educación es un acto de crítica y construcción, un acto pasional de enseñanza y aprendizaje mutuos.

Todo cambio -incluso como proceso educativo-  comienza en la razón y los sentimientos, atraviesa la vida y  construye experiencias colectivas y sociales desde las vivencias personales y los saberes grupales.

No hay saber humano si la tecnología deshumaniza al individuo y lo convierte en un ser asocial o antisocial, si los instrumentos técnicos lo convierten en un competidor desenfrenado que arrastra consigo pulsiones a medio controlar.  Las tecnologías tienen la virtualidad de hacer posible que sea más humano el estudiante, el que desea aprender y se esfuerza por aprender conforme a un método y una disciplina intelectual.

Desde una perspectiva humanista, no podemos dejar que las tecnologías nos vuelvan dependientes de la pantalla, de los soportes, de los dispositivos o de las conexiones inhalambricas: una educación que se dirige a la profundidad del ser humano, viene desde la ciencia y desde la experiencia, pasa por las tecnologías y se instala en la mente, la pasión y los sentimientos del alumno, para que descubra sus propias posibilidades, para que abra las ventanas de su propia libertad.

Entre la razón y la tecnología, el educador ayuda e impulsa la pasión por saber y el alumno se instala en las plataformas digitales para transformar el conocimiento virtual en saber práctico y en razón crítica.

Manuel Luis Rodríguez U.

UdelMar: el drama silencioso de profesionales y funcionarios

Desde el año 2010 se arrastra la prolongada e interminable crisis de la UdelMar: crisis de credibilidad, crisis de imagen pública, crisis de endeudamiento, crisis de funcionamiento.

Ahora, esa empresa educacional se encuentra en su crisis terminal.

La primera señal de alerta la dieron los trabajadores del sindicato de la UdelMar de La Serena, a mediados del año 2011 cuando realizaron una serie de paros y denuncias ante tribunales e Inspección del Trabajo.  Algunos pocos los escucharon, las autoridades guardaron silencio, el Ministerio de Educación jamás los atendió a pesar de las fundadas denuncias de lucro, y en el resto de las sedes del país algunos pocos se sintieron solidarios y organizaron sindicatos para defender sus derechos.

Solo en contados momentos los estudiantes trabajaron organizados y coordinados con los trabajadores y sus sindicatos, pero las denuncias explotaron en todas las sedes y cada uno debió asumir su lugar y su responsabilidad.  Algunos de los sindicatos terminaron desmantelados por “cuenteros” de última hora o por sumisos seguidores de los dueños de la empresa o no supieron o no pudieron perseverar en sus justas demandas.

Ahora que la crisis de esa entidad es terminal, que el Consejo Superior de Educación se apresta a decidir la continuidad o no de la UdelMar, la incertidumbre más visible es la de los estudiantes, acosados por la lenta desesperación de tratar de salir y emigrar a otras carreras y universidades antes que “el barco se hunda”.

Por estos días reciben sus títulos probablemente las últimas generaciones de profesionales salidos de esas aulas, y la incertidumbre se instala entre los alumnos de último año de las carreras.

Pero el drama del que muy pocos hablan es el de los profesionales y administrativos que quedan todavía dentro de ese “Titanic con nombre de universidad”: secretarias, administrativos, bibliotecarias, contadores, auxiliares que en el momento en que se decrete el cierre de esa casa de estudios, deberán emigrar hacia otros trabajos.  Algunos, guiados por el sexto sentido del realismo, prefirieron emigrar a otros trabajos y oportunidades antes que seguir soportando el ambiente depresivo interno, la estafa con sus remuneraciones y el temor del despido inmediato, mientras la UdelMar disminuye rápidamente su planta de personal contratado.  Otros se autodespidieron con la debida anticipación, para evitar que el robo previsional del que fueron objeto, se siga incrementando.

Para varios miles de trabajadores, profesionales, docentes y funcionarios actuales de la UdelMar, lo único que está claro hoy es que el futuro y las oportunidades están fuera de esa entidad: emigrarán tarde o temprano…

Manuel Luis Rodríguez U.

Universidad del Mar: ese Titanic con nombre de universidad

La reciente demanda colectiva presentada por el SERNAC  contra la Universidad del Mar, trajo de vuelta a la opinión pública, el triste recuerdo de que se trata de un buque que continúa hundiéndose; metafóricamente, un Titanic con nombre de universidad.

A pesar del engañoso discurso tranquilizador de dueños, propietarios, administradores y ejecutivos, en los hechos la Universidad del Mar no avanza hacia su estabilización, sino hacia su gradual colapso como lucrativa empresa educacional.  La reciente demanda colectiva del SERNAC va a ser traspasada a tribunales y esos juicios se agregarán a otras querellas por estafa, por incumplimiento de contrato y demandas judiciales varias en La Serena, Región Metropolitana, Iquique y Punta Arenas.

Bastaría imaginar que los tribunales de justicia acojan la demanda colectiva del SERNAC, involucrando los más de 20.000 contratos de servicios educacionales de los estudiantes de esa entidad, para concluir en el efecto desvastador de tal recurso judicial.

Los hechos son demasiado contundentes como para afirmar que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.  El caso de la sede Punta Arenas podría ser “emblemático”, si los hechos no fueran en cierto modo dramáticos.

Veamos un breve recuento.

La Udelmar de Punta Arenas mantiene todavía una considerable deuda previsional impaga con sus propios profesores, sus actuales administrativos y funcionarios, además de la deuda previsional de arrastre que mantiene con ex académicos y ex funcionarios de esa entidad y que han recurrido a tribunales.

Hay todavía profesionales Psicólogos ex-docentes de la Universidad del Mar de Punta Arenas (por ejemplo, de la carrera de Psicología) que ya se han retirado de esa entidad y a quienes todavía se les adeudan sus honorarios…¡¡¡ del primer semestre del año 2011…!!!, así como hay conocidos y destacados abogados en Punta Arenas que hicieron clases en la carrera de Derecho y a quienes nunca se les pagaron sus honorarios.

Hoy miércoles 24 de octubre el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Punta Arenas  volvió a fallar en favor de un ex académico, un ex funcionario auxiliar y el ex encargado de Recursos Humanos de la sede Punta Arenas, que se autodespidieron recientemente, por incumplimientos legales y laborales graves de esa empresa, comparendo al que no se presentó ningún abogado ni representante legal de la UdelMar.  La UdelMar tendrá que pagar millonarios montos de indemnización a estos y otros ex-funcionarios y académicos autodespedidos.

En los recientes 60 días, la Udelmar tuvo que entregar dos de los tres edificios que ocupaba en Punta Arenas, por el no pago reiterado del arriendo de esas instalaciones, amontonándose ahora todas sus actividades en el último edificio que les queda.

Así como crece el número de alumnos hoy matriculados que no pagan sus mensualidades porque la universidad no cumple con los cursos y clases señaladas en las mallas curriculares, continúa el lento éxodo de alumnos (congelación de carreras y retiro) y de profesores de esa sede, al mismo tiempo que se prepara el anuncio del cierre de algunas carreras, por inviabilidad económica, para el próximo año.   Pero a los estudiantes que quieren retirarse se le siguen negando documentos y cobrando cifras exhorbitantes por los programas de estudio que cursaron, bloqueándolos de hecho para que puedan emigrar a mejores alternativas de estudio.

Finalmente, el grave deterioro de imagen de la Udelmar permite pronosticar un brusco descenso en el número de estudiantes de enseñanza media que pretendan matricularse el año académico 2013, al mismo tiempo que el constante éxodo de profesionales docentes, permite augurar crecientes dificultades para poder contratar nuevos profesores y especialistas calificados para el primer semestre de 2013.

Conociendo el historial de no pago, de incumplimientos en la cancelación de sueldos y honorarios de la UdelMar, un hecho que es archiconocido en toda la comunidad académica y en los círculos de profesionales en Magallanes, pueden suponerse las dificultades a la hora de tratar de contratar nuevos docentes en esa empresa.

En este contexto, mientras un servicio público, el SERNAC, se hace parte en favor de los estudiantes afectados y estafados, otro servicio público,  el Ministro de Educación, se lava las manos en este conflicto diciendo: “nosotros no podemos intervenir, los estudiantes tienen que demandar a la institución o quejarse al Sernac“. (La Tercera)  Algo así como “arréglense con sus propias uñas…”

Manuel Luis Rodríguez U.

PARA SABER MAS:

Demanda del SERNAC involucra a todos los estudiantes de la UdelMar

http://radio.uchile.cl/noticias/176537/

Ministro de Educación se desentiende de la crisis de la UdelMar

http://www.latercera.com/noticia/educacion/2012/10/657-489981-9-beyer-y-crisis-u-del-mar-nosotros-no-podemos-intervenir-los-estudiantes-tienen.shtml

15 estudiantes de Iquique demandan a la Universidad del Mar

http://www.soychile.cl/Iquique/Sociedad/2012/10/24/128755/-U-del-Mar–15-iquiquenos-demandaron-a-la-casa-de-estudios.aspx

Estudiantes de UdelMar de Iquique presentan querella por estafa

http://www.soychile.cl/Iquique/Sociedad/2012/08/20/113256/Iquique-tribunal-acepta-querella-criminal-de-estudiantes-contra-La-U-del-Mar.aspx

Educar usando las redes sociales – Escribe Sebastián Saavedra

El cambio de paradigma en la educación en estos primeros decenios del siglo XXI, es parte de un cambio cultural profundo, de una tendencia profunda del desarrollo contemporáneo.  Compartimos este interesante post del profesor Sebastián Saavedra sobre el uso de las redes sociales en el entorno pedagógico.

¿Educar usando las redes sociales?

Esa es la primera interrogante que me hacen los colegas, cuando expongo la importancia que tiene la incorporación de las Redes Sociales en el uso pedagógico. Y siempre respondo con otra pregunta, ¿han observado el cambio de nuestr@s niñ@s?

Creo que esa es la base para comenzar esta discusión, nuestr@s niñ@s cambiaron, se inquietan, miran hacia todos lados, se aburren, son multifocales, son nativos digitales… pero ¿nosotros nos hemos adecuado a estos cambios?

Me atrevería a decir que no, creo que seguimos viendo la introducción de nuevas tecnologías, cómo algo alejado a nuestra realidad y hasta manipulado por el consumismo de nuestro sistema neoliberal (según mis compañeros de Universidad)… aunque creo que la realidad es otra, para ello algunos ejemplos:

¿Me creerían si les digo que mi hija de 2 años observa las fotos del teléfono touchscreen del papá, sin que nadie le haya enseñado?

… …

Continúe leyendo este post aquí:

http://www.eduglobal.cl/2012/10/02/educar-usando-redes-sociales/

La Universidad del Mar recibió el año 2011 un total de $ 3.392.279.145 por concepto del CAE

En la planilla oficial del Mineduc adjunta aparecen mencionados los montos recibidos durante el año 2011 por todas las universidades del país.

Allí aparece claramente (línea 864 de la planilla Excel) que la Universidad del Mar recibió el año 2011 un monto total de $ 3.392.279.145 (tres mil trescientos noventa y dos millones, doscientos setenta y nueve mil ciento cuarenta y cinco pesos) por concepto de Crédito con Aval del Estado.

Y no es coincidencia que precisamente el año 2011 esa empresa comenzó a incumplir sus obligaciones contractuales y salariales con sus funcionarios, sus trabajadores, sus profesores y sus alumnos.  Y ese mismo año comenzó a incrementarse el endeudamiento de la UdelMar con sus acreedores externos y fue perdiendo el crédito y factoring ante los bancos.

¿Está claro adónde fueron esos dineros fiscales?…

¿Está claro porqué el Ministerio de Educación pone nuevos requisitos y restricciones antes de entregar nuevamente el CAE a ese bolsillo privado sin fondo de los accionistas de la empresa llamada UdelMar?  ¿Es cierto que cada socio propietario de la Udelmar retiró 250 millones de pesos cada uno el año 2011?

Mientras tanto, uno de los accionistas de esa empresa amenaza con solicitar la quiebra de la Udelmar como aparece en El Mercurio de Valparaíso:

Controlador de la Universidad del Mar teme quiebra del plantel.

EDUCACIÓN. Sergio Vera solicitó reunión extraoficial para resolver mediante convenio preventivo saldar deudas de universidad, pero medida fue rechazada.

Una futura quiebra teme uno de los controladores de la Universidad del Mar, Sergio Vera, tras los últimos acontecimientos sucedidos en el plantel en los pasados meses. Pese a ser una corporación educacional sin fines de lucro, argumentó que esa opción sí puede realizarse pues ya ha sucedido con otras instituciones similares, por lo que solicitó una reunión para analizar un convenio preventivo de quiebra.Así lo dejó claro en una entrevista otorgada a este Diario. Hace algunas semanas, el controlador solicitó una reunión extraordinaria para analizar éste y otros puntos, pero ni Mauricio Villaseñor, ni Raúl Baeza y Sebastián Baeza acudieron, manifestando de esta forma su rechazo a la opción que planteaba Vera. - ¿Está dentro de esas opciones declarar la quiebra “preventiva” de la Universidad, como se estipuló en la tabla de la última reunión de la Corporación realizada hace unas semanas?Mientras ejercí la Presidencia Ejecutiva de la Corporación, entre los meses de octubre de 2011 y marzo de 2012, se comenzó una restructuración y cambios para mejorar la gestión académica y financiera de la Universidad, muchos de las cuales insólitamente se vieron truncados después de ese período. Con este actuar lamentable, también se ha perdido gran parte de la confianza que la Banca desarrolló por muchos años y con el esfuerzo de muchas personas en nuestra Institución. Es un daño enorme. Respecto de concretar algún Convenio Preventivo de Quiebra, ese es un camino posible de trabajar, al igual que otros, principalmente con el acuerdo de las Instituciones financieras. Pero es un proceso sobre el cual hoy, habiendo sido privado de mis derechos de manera ilegal y arbitraria durante más de 2 meses, según el fallo de la I. Corte de Apelaciones, no puedo entregar una respuesta cierta. - ¿Por qué se plantea esta opción para la universidad? ¿Qué pasaría con el alumnado en caso que se materialice la quiebra?No estoy dando esta lucha para dejar que eso ocurra. Soy un convencido de que este proyecto es plenamente viable en tanto se respete la legalidad y se realicen los ajustes necesarios, por dolorosos que estos sean. Lamentablemente en estos últimos meses se ha causado un perjuicio enorme con personas que han violado derechos constitucionales y aunque los que resulten responsables reciban las más altas sanciones, ello no evitará el daño en el empleo de nuestros trabajadores y estabilidad de nuestros alumnos. ¿Puede una Corporación sin fines de lucro llegar a la quiebra?En el caso de la Universidad del Mar lo veo más difícil pero muy probable si se continúa con el camino recorrido en estos últimos meses. En base al fallo de la Corte que invalida la nueva Junta Directiva, ¿qué pasos piensa seguir para retomar el control de la Universidad?Lo más importante ha sido restablecer del imperio del Derecho y el respeto de los Estatutos de la Corporación. Sin esa base fundamental cualquier esfuerzo carece de sentido. Respecto de otros actos arbitrarios e ilegales que se hubieran cometido en este último período, se iniciarán las acciones que corresponda en contra de quienes resulten responsables. Por esa razón he recurrido ante la I. Corte de Apelaciones en contra de los señores Mauricio Villaseñor, Raúl Baeza y Sebastián Baeza.”Respecto de concretar algún Convenio Preventivo de Quiebra, ese es un camino posible ” Sergio VeraControlador de la Universidad del MarSalvar el proyecto educativoPor su parte, el presidente de la Asociación de Profesores de la universidad, Raúl Ortiz, dijo que “Sergio Vera está pidiendo disolver a la Junta Directiva y eso tendría efectos en la normalización de la universidad. Obviamente los académicos estamos por salvar el proyecto educativo y que sea una universidad viable y por eso nos oponemos a la quiebra. Nosotros tuvimos una reunión con Mauricio Villaseñor y Raúl Baeza y nos ratificaron que ellos están por el camino de dejar que los académicos conduzcan la universidad”. (El Mercurio de Valparaíso, 1 de octubre de 2012).

Lea y descargue aquí la Planilla de Asignación del Crédito con Aval del Estado CAE del Ministerio de Educación, del año 2011:

asignacion_2011 CAE

El cuento del CAE o cómo evitar la deserción de los alumnos

El “cuento del CAE” es el argumento que se utiliza en ciertas casas de estudios superiores, sobre todo aquellas que están cuestionadas por su alto nivel de endeudamiento y crisis financiera debido al millonario lucro que realizan, para convencer a los alumnos que no se retiren.  El cuento del CAE funciona como “el cuento del tío”.

Veamos cómo funciona el Crédito con Aval del Estado.

El CAE es un beneficio del Estado que se otorga a estudiantes de probado mérito académico, que necesitan apoyo financiero para iniciar o continuar una carrera en alguna de las instituciones de Educación Superior Acreditadas que forman parte del Sistema de Crédito con Garantía Estatal (nómina en http://www.ingresa.cl).

El beneficio se asigna como un derecho por toda la duración de la carrera (no se postula cada año) y se entrega en estricto orden socioeconómico, partiendo por aquellos postulantes con mayores necesidades de financiamiento.

Los requisitos para acceder al CAE son los siguientes.

Condiciones socioeconómicas del grupo familiar que justifiquen el otorgamiento del beneficio.
· Matricularse en una carrera de pregrado en una institución de educación superior acreditada.
· No haber egresado de una carrera de pregrado de nivel universitario financiada con el Fondo  Solidario de  Crédito Universitario y/o con este mismo crédito.

El sistema se pone en movimiento cuando el estudiante se matricula en una universidad.

Una vez asignado, el beneficio se extiende por toda la carrera, sin necesidad de postular nuevamente. Sin embargo, como el financiamiento consiste en desembolsos anuales, el beneficiario debe renovar su crédito, realizando cada año el trámite de matrícula en su institución, en los plazos que determine la casa de estudios, e indicando en www.ingresa.cl el monto que va a requerir para el año siguiente.

El alumno puede pedir el monto que se ajuste a sus necesidades y modificar todos los años ese valor, al momento de renovar su beneficio.

El monto mínimo de crédito que se puede solicitar es $200.000 y el máximo es el 100% del Arancel de Referencia, establecido anualmente por el Ministerio de Educación para cada carrera e institución (www.becasycreditos.cl). Normalmente el Arancel de Referencia es menor que el arancel real de la carrera. La diferencia debe ser financiada por el estudiante.

Si por alguna circunstancia y sólo una vez matriculado con crédito en una institución del Sistema, el alumno decide que no requiere de financiamiento para cubrir uno o más años de su carrera, puede pedir valor cero, sin perder el beneficio (lo que significará que costeará por cuenta propia ese(os) año(s) de estudio). Si es nuevo beneficiario del crédito, de igual modo debe firmar en el banco aunque sea por monto cero, de manera de activar el beneficio.

El beneficiario tiene derecho a cambiarse una vez de institución/carrera sin perder el crédito. Para eso, debe:
- matricularse en el plazo máximo de 12 meses desde que abandona la anterior institución/carrera (de lo contrario será declarado desertor académico) y
- asegurarse de que la nueva casa de estudios también forma parte del Sistema de Crédito con Garantía Estatal y lo acepta como alumno matriculado con crédito.

En la actualidad, en aquellas universidades que se encuentran cuestionadas por sus manejos lucrativos, se está usando el argumento que una vez que el CAE sea entregado por el Ministerio de Educación, los problemas financieros existentes se comenzarán a solucionar.   Nada más lejos de la realidad.

La trampa de este argumento consiste en pretender convencer a los alumnos que todo depende del CAE, lo que indica que el sistema de lucro continuará en esas universidades, como la UdelMar por ejemplo, a través de una red semioculta de sociedades inmobiliarias.

Es decir, se está tomando como rehenes virtuales a los estudiantes, haciendoles creer que el CAE salvará a esas universidades, cuando en realidad la única forma de sanear financieramente es eliminando los altos sueldos de directivos innecesarios y los honorarios abultados de funcionarios contratados por favores políticos y terminando el mecanismo fraudulento del lucro a través de inmobiliarias.

Ocurre  que hay universidades privadas cuyo beneficio del CAE se encuentra suspendido por el Ministerio de Educación, como es el caso de la UdelMar, debido precisamente a que se están efectuando auditorías financieras y académicas por los manejos lucrativos turbios que esas entidades realizan.

Es importante entender que el CAE no se entrega ni a los profesores ni a los alumnos en forma alguna de dinero o de pagos, sino que el Ministerio lo entrega directamente a la entidad universitaria y a la banca: a no dejarse engañar entonces.

Pero hay además algo más como información.

¿Saben los alumnos de la UdelMar que esa empresa recibió el año 2011, por 1.993 de sus alumnos un monto total de Crédito con Aval del Estado CAE por $ 3.392.979.145 (tres mil trescientos noventa y dos millones novecientos setenta y nueve mil ciento cuarenta y cinco pesos?

Ahí están las estadísticas de asignación del CAE del año 2011…

PARA SABER MAS:

http://ww2.ingresa.cl/estadisticas/

asignacion_2011 CAE

22,1 millones de niños, niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe no están en la escuela o están en riesgo grave de abandonarla

En América Latina y el Caribe hay aproximadamente 117 millones de niños, niñas y adolescentes en edad de asistir a la educación inicial, primaria y secundaria básica. Sin embargo, 6,5 millones de ellos no asisten a la escuela y 15,6 millones concurren a ella arrastrando fracasos y señales de desigualdad expresadas en dos o más años de desfase grado-edad o rezago escolar.

Informe-UNESCO-UNICEF-AGO-2012

Panorama preliminar de la Educación Superior en Magallanes, 2012

De acuerdo a las fuentes oficiales disponibles, en la región de Magallanes funcionan 5 universidades, 3 Institutos Profesionales y 4 Centros de Formación Técnica, con un total de 6.790 alumnos.

Los datos figuran en el texto ANTECEDENTES REGIONALES 2010, publicados por la Secretaría Regional Ministerial de Planificación y Coordinación.

INSTITUCIONES SUPERIORES EN LA REGION

4 universidades:  Universidad de Magallanes UMAG, Universidad Tecnológica de Chile, INACAP, Universidad Santo Tomás y Universidad del Mar.  La UMAG posee sedes en Punta Arenas, Natales y Porvenir.

3 Institutos Profesionales: Instituto Profesional INACAP, Instituto Profesional Latinoamericano de Comercio Exterior, Instituto Profesional Santo Tomás.

4 Centros de Formación Técnica: CFT Inacap, CFT Santo Tomás, CFT Iplacex y CFT Budapest.

MATRICULA EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN MAGALLANES

de acuerdo a las cifras disponibles, en Magallanes, las instituciones de Educación superior al año 2008 contaban con un total de 6.790 alumnos distribuidos de la siguiente forma:

Universidad de Magallanes: 3.922 alumnos.

Universidades privadas: 968 alumnos.

Institutos Profesionales: 912 alumnos.

Centros de Formación Técnica: 988 alumnos.

Cabe consignar que entre los años 2000 y 2010 se observa una tendencia constante al alza en el número de alumnos matriculados en las instituciones de Educación Superior en Magallanes.

En efecto, en 2000 el total de la matrícula superior regional fue de 3.387 alumnos, en 2005 el total matriculado era de 4.897 alumnos y en 2009 la matrícula total alcanzó los 7.561 alumnos, cifra que sufrió una primera baja en 2010 donde el total de matriculados descendió a 6.684 estudiantes.

FUENTES Y REFERENCIAS

DEMRE:  Estadísticas de Inscritos en la PSU.  Universidad de Chile, DEMRE.

Secretaría Regional Ministerial de Planificación y Coordinación: Antecedentes Regionales, 2010.  Punta Arenas, 2011.  SERPLAC.

Estadística de Matrícula en Educación Superior en Magallanes:

MATRICULA EDUCACION SUPERIOR MAGALLANES POR CARRERAS 2010

Prométeme…que no te voy a creer…

Un acuerdo escrito y firmado por los directivos nacionales de la UdelMar y los dirigentes de los estudiantes de la sede Punta Arenas, se ha hecho público esta semana en la capital regional y cuyo objetivo explícito es el no cierre de esa casa de estudios.

Quienes han firmado este acuerdo, necesariamente tienen que considerar que es el mejor acuerdo alcanzado, aunque las promesas que contiene no han sido cumplidas en acuerdos anteriores.   En esta materia, como en las religiones, cada uno es dueño de creer o no.  Hay que reconocer, por otra parte, que es la primera vez en la historia de las universidades en Chile que los dueños y directivos de una universidad privada prometen que no cerrarán una sede en regiones, en crisis y en peligro.  Y los estudiantes tienen derecho a creer que puede salvarse la sede antes que todo se derrumbe, pero que ocurra después que egresen con sus títulos.

El texto adjunto del acuerdo firmado contiene varios elementos que merecen nuestro análisis.

En primer lugar resulta sorprendente que este documento no lo firme la actual Rectora de la sede sra. Verónica Letelier y que se mencione explícitamente que se está buscando a quién la reemplace, aún cuando la directiva mencionada se encuentra haciendo uso de su licencia médica.

También es sorprendente observar que este acuerdo, que concierne a alumnos, profesores y funcionarios, no lo firma ningun representante de los profesores ni de los funcionarios: se habla de “auditoría de recursos humanos” en esa sede (y el encargado de Recursos Humanos renunció hace un mes),  pero no aparece firmando este documento ningún jefe de carrera ni representante de los funcionarios.   ¿Se va a despedir a aquellos funcionarios y directivos  fantasmas que aparecen en la planilla de remuneraciones mensuales pero que concurren solo una vez al mes a cobrar?

En segundo lugar, cabe recordar las sucesivas fechas prometidas por directivos de esa casa de estudios para el pago de todas las cotizaciones previsionales pendientes con sus funcionarios y docentes.   Deuda que sigue creciendo cada mes.

En enero de 2012 el directivo Mauricio Villaseñor prometió en Punta Arenas que esas cotizaciones previsionales se pagarían el 15 de marzo.  En junio de 2012 el directivo Sergio Vera prometió en Punta Arenas que las cotizaciones previsionales se pagarían el 15 de julio.  En julio recién pasado se prometió que se pagarían el 15 de agosto y ahora el directivo Mauricio Cordaro promete  en Punta Arenas que las cotizaciones previsionales se pagarían el 15 de septiembre.

Los firmantes de este documento, que no tiene ninguna ratificación notarial y que puede ser desautorizado por la Junta Directiva, como sucedió con el Acuerdo de Reñaca en junio pasado, o pecaron de inocencia, o se dejaron convencer que todo irá mejor con una sede que tiene un endeudamiento millonario, una seria crisis de imagen pública y que experimenta un gradual éxodo de profesores y de funcionarios.

Punta Arenas, 5 de septiembre de 2012.

Manuel Luis Rodríguez U.

Autonomía escolar: las trampas ideológicas del neoliberalismo educacional

Un amplio debate está ocurriendo hoy en la comunidad educacional en Chile, en torno al concepto de autonomía escolar, que se encuentra entre los fundamentos ideológicos del neoliberalismo.

El siguiente ensayo elaborado por un equipo de pedagogos del Colegio de Profesores  y publicado en la Revista de Docencia aborda esta materia:

AUTONOMIA ESCOLAR EN CHILE

México nos lleva la delantera en TV educativa – Artículo del Observatorio de Medios FUCATEL

La Secretaría de Educación Pública y Televisión Educativa de México realizó el día 01 de este mes el lanzamiento de “Ingenio TV”, televisión educativa abierta digital, que se transmitirá a partir del 1 de septiembre por el canal 30.4.

Sobre la importancia de esta iniciativa destacaron que “Hoy la televisión digital da nuevos brios a la telesecundaria, modalidad que a 44 años de existencia, representa la opción educativa para el 21 por ciento de los jóvenes que estudian secundaria en México”.

En Chile en cambio, la televisión educativa no existe y apenas está limitada  a esfuerzos comunicacionales regionales y locales de alcance regional, porque Chile carece de una Política de Estado en Televisión Educativa.

Lea aquí el post de FUCATEL:

 http://www.observatoriofucatel.cl/mexico-nos-lleva-la-delantera-en-tv-educativa/

 

Educación, ciudadanía y poder: los dilemas de la Nación

En poco más de dos años, en Chile se ha instalado un amplio, intenso y variado debate público en torno al tipo de educación pública que queremos para el país.

Han intervenido en este diálogo abierto prácticamente todos los actores sociales, culturales, intelectuales, políticos y económicos del país: desde empresarios hasta dirigentes políticos, desde gobernantes hasta parlamentarios y alcaldes, desde académicos y especialistas hasta ciudadanos “comunes y corrientes”, desde profesores a alumnos de liceos, universidades y colegios.

Y no hay acuerdo, porque alrededor del complejo problema educacional se ha formado una brecha valórica y política que separa a dos visiones acerca del pasado, del futuro y del presente de nuestro sistema educacional: mientras algunos defienden, promueven y tratan de fortalecer y consolidar y legitimar un sistema de educación de mercado desigual, inequitativa y lucrativa que tiene endeudados y descontentos a cientos de miles de estudiantes y sus familias, otros, una gran mayoría de los chilenos comparten el proyecto de fortalecer una educación pública, gratuita, de excelencia que otorgue oportunidades de base a todos los niños y jóvenes, apuntando a una educación que fortalezca la ciudadanía y el desarrollo de la nación.

Y cuando cientos de miles y hasta millones de ciudadanos y de estudiantes, padres y apoderados y educadores se pronuncian y se movilizan activamente contra el lucro en la educación y por una educación pública gratuita, y no son escuchados, entonces la sordera es del gobierno y la intransigencia está instalada en las esferas de poder.

En este contexto la educación se ha convertido en el espacio donde se ha expresado el poder de la ciudadanía, frente al poder del lucro y del neoliberalismo gobernante.   Porque sin educación no hay poder de la ciudadanía y porque sin ciudadanía, la educación se pone al servicio del poder.

Cuando los chilenos discutimos y reflexionamos sobre la educación que el país requiere y necesita, y nos instalamos en la vereda crítica en contra del lucro y de la educación de mercado, estamos tocando uno de los fundamentos ideológicos del sistema neoliberal, una de las bases estructurales del mecanismo de distribución de oportunidades en un país cuya economía neoliberal de mercado es en sí asimétrica y produce las desigualdades que todos conocemos.

En una economía neoliberal de mercado desigual e injusta, necesariamente una educación de mercado es también desigual e injusta.

Ahora bien, todos entendemos también que para cambiar estructuralmente este modelo predominante de educación mercantil y privatizada, para poner freno definitivamente al negocio de la educación y al lucro que la corroe y disgrega, el país debe dar pasos de gran envergadura como cambiar la Constitución y proceder a hacer cambios profundos de carácter legal y político, que aseguren que la educación sea efectivamente un derecho universal garantizado por el Estado, una puerta igualitaria a las oportunidades y un mecanismo efectivo de formación humana integral que asegure el bien común y el interés general para ésta y las futuras generaciones.

Punta Arenas – Magallanes, 3 de septiembre de 2012.-

Manuel Luis Rodríguez U.

La educación de mercado es desigual como el mercado

PREFACIO.

Hablemos de educación privada en Chile, es decir, del sistema de educación pagada con los recursos económicos de las familias y con los recursos fiscales que aporta el Estado.  La definimos como educación de mercado, porque se basa en las premisas ideológicas y funciona conforme a la lógica mercantil del cliente que adquiere un servicio y en el clásico principio de la oferta y la demanda.

La educación ¿es un bien público que interesa a toda el país y que compromete el futuro de la nación, o es un bien de consumo transable en un mercado donde unos llegan como vendedores y otros acceden como compradores?.

¿Porqué hemos visto como país las gigantescas inversiones privadas en establecimientos universitarios privados?  La respuesta podría ser demasiado simple pero es contundente: porque la educación puede funcionar como un negocio enormemente lucrativo, y es enormemente lucrativo no solo porque el lucro funciona abierta y subrepticiamente, sino porque hay una legislación que  permite la existencia de un mercado de la educación, que el Estado no controla y no fiscaliza.

Y es la existencia de este gigantesco negocio lucrativo de la enseñanza, que impide a los ideólogos  neoliberales del libre mercado en el poder, imaginar siquiera que haya una educación pública gratuita en el país o que el Estado asuma su responsabilidad social en este rubro…porque simplemente…¡se les acabaría el negocio…!

Este es un tópico central en el debate actual en Chile sobre el lucro en la educación superior.

Este ensayo pretende aportar una perspectiva multidisciplinaria sobre los mecanismos del lucro y del mercado educacional, integrando algunas de las categorías de la Ciencia Política, la Economía Política y la Sociología.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes, septiembre 3 de 2012.-

LA EDUCACIÓN COMO MERCADO, ES TAN DESIGUAL COMO EL MERCADO DEL QUE FORMA PARTE

El punto de partida de nuestra reflexión es la idea que el sistema neoliberal de mercado ha logrado sistematizar y construir un sistema mercantil de la educación, un mercado y un negocio lucrativo y rentable.

En palabras de la periodista María Olivia Monckeberg: “Efectivamente, es un muy buen negocio. Uno de los mejores. Es la paradoja más grande. La norma, en un país supuestamente legalista, como es Chile, la norma dice eso. Incluso es una ley dictada durante la dictadura de Pinochet. Son corporaciones sin fines de lucro, sin embargo esa norma prácticamente nadie la sigue.

Creo que en esto hay dos grandes tipos de negocio. El negocio propiamente tal, que está interesado en sacar la mayor cantidad de dinero a través de figuras, subterfugios, como la inmobiliaria que arrienda los edificios, el que presta servicios como el aseo, como los proveedores diversos. Por otra parte, hay que considerar que hay una serie de subsidios, que tienen estas universidades por el solo hecho de serlo.

Arrastran la legislación histórica que beneficiaba a las universidades tradicionales, que desempeñaban un rol público, por lo cual no pagan IVA y otros impuestos. Tienen una serie de beneficios tributarios. Según especialistas, es un negocio que tiene más facilidades tributarias que la construcción. Es un negocio que por dar este servicio, educación, está muy favorecida.” (La Ciudad de las Ideas, 17 junio 2011. (Consultado en: http://ciudadideas.blogspot.com/2011/06/el-negocio-de-las-universidades-en.html)

La hipótesis central de este ensayo postula que la educación de mercado es una forma específica y una dimensión particular del mercado económico en una sociedad basada en la economía social de mercado y en el modelo neoliberal de desarrollo, y que opera sobre la base de la reproducción y ampliación de las desigualdades sociales.

El mercado de la educación está constituido por el conjunto de actores económicos, sociales y culturales (entidades, sociedades, corporaciones, organizaciones y empresas) que ofrecen servicios educacionales, donde un universo de estudiantes y trabajadores o clientes compran ese servicio y donde un grupo de profesionales son contratados como mano de obra especializada para producir académica y pedagógicamente ese servicio y que funciona sobre la base de la retribución lucrativa del negocio por parte de los propietarios del capital, o sea de las empresas que venden el servicio educacional.

Postulamos además que la educación de mercado es tan desigual como todo mercado, ya que produce y ofrece servicios educacionales de distinta calidad y para distintos públicos o clientelas.  Así, en el conjunto del mercado de la educación, hay universidades, centros de formación técnica e institutos profesionales destinados a segmentos altos del mercado, para los segmentos medios y para los segmentos pobres y menos favorecidos.

De resultas de esta segmentación no-natural del mercado educacional, el Estado, sobre la base de la lógica subsidiaria, distribuye desigualmente sus recursos financieros (en la forma de becas, bonos, subsidios y otros aportes basales), de manera que las empresas educacionales acceden a esos recursos según parámetros de segmentación que desfavorecen a los sectores y segmentos más pobres y menos favorecidos del público-clientela-alumnado.

Dentro de la ideología neoliberal dominante el financiamiento de la educación puede realizarse conforme a dos procedimientos básicos: el financiamiento de la oferta y el financiamiento de la demanda.  En el modelo del financiamiento de la oferta, se supone que es “el Estado el que provee el financiamiento directo del puesto de educación primaria, secundaria o superior” (Hasse, R. et all.: Diccionario de Economía Social de Mercado, KAS, 2004, p. 205).  A su vez, en el modelo del financiamiento de la demanda, “es el alumno o sus padres quienes reciben los recursos financieros que les permiten financiar sus estudios primarios, secundarios o universitarios o su formación y capacitación”. (Hasse, R. et all.: op. cit., 205).

UN MERCADO LUCRATIVO PERO SOCIAL Y ECONÓMICAMENTE DESIGUAL

En una economía que es estructuralmente desigual y que produce desigualdades sociales y concentración de la riqueza y los recursos, el mercado de la educación tiene que reproducir “naturalmente” las desigualdades sociales trasladándolas al interior de un sistema educativo asimétrico que tiende a consolidar, cristalizar y profundizar las desigualdades.

Uno de los aspectos claves del mercado educacional es el efecto lucrativo de las empresas educacionales.  En un mercado prácticamente desregulado como es el mercado educacional, el lucro puede funcionar casi sin control y solo puede ponerse en cuestionamiento cuando la denuncia pública es tan potente como para producir un cambio de percepción de la ciudadanía y la opinión pública.

¿Como se produce el financiamiento privado de la educación? Los costos de enseñanza se solventan  mediante precios y tasas pagados por el usuario-cliente, pensiones, matrículas, colegiaturas y mensualidades, mediante aportes voluntarios de los sostenedores de los establecimientos privados y mediante otras prestaciones como los patrocinios, la publicidad y la venta de otros bienes y servicios, incluyendo los ingresos por capacitación, perfeccionamiento, planes de continuidad de carreras, entre otros servicios comercializados.

A su vez, los costos del aprendizaje se solventan mediante recursos propios (ahorros) o recursos de los padres de familia, mediante becas y asignaciones privadas y del Estado; mediante el trabajo remunerado y actividades paralelas (independientes, trabajo dependiente y trabajos ocasionales) de los estudiantes-clientes.

La educación de mercado consolida el mercado, la economía de mercado, el dominio político y cultural del mercado y la diferenciación social.

El mercado de la educación funciona conforme a la clásica fórmula del enriquecimiento a partir del dinero ganado con la producción -en este caso- de ciertos servicios educacionales comercializados.  Marx en El Capital lo define de este modo: “La fórmula general del capital es D – M – D+; es decir una suma de valor es lanzada a la circulación para sacar de ella una suma de valor mayor…” (Marx, C.: El Capital.  Crítica de la Economía Política.  Volumen III. México, 1995.  FCE, p. 57).

En este sentido, el proceso de producción capitalista que engendra esta suma de valor mayor es la producción sistemática de servicios educacionales y el proceso que la realiza es la circulación del capital desde y a través de las empresas educacionales (liceos, colegios y universidades), mediante sociedades inmobiliarias y otras empresas que rentabilizan esas ganancias.

Los clientes-alumnos pertenecientes a cada uno de los  estratos socio-económicos tienden a concurrir a aquellos establecimientos educacionales a los cuales sus recursos financieros familiares les permiten acceder, con lo cual se cristaliza la diferenciación social y se disminuye (aunque no se clausura) la posibilidad de ascenso social.

Dentro de un modelo de educación de mercado, la educación es siempre un buen negocio: las instituciones caras cobran caro para formar estudiantes-clientes de los estratos socio-económicos acomodados y mientras las instituciones para clase media y para sectores más vulnerables, también cobran caro por sus carreras, porque además del esfuerzo familiar e individual de sus alumnos-clientes, el Estado aporta con el alto costo de matrículas y mensualidades, por la vía de becas y otras ayudas.

Al interior del mercado de la educación se encuentran varios sub-mercados, como el mercado de la capacitación y el mercado de las especializaciones y post-grados, que funcionan sobre la lógica de la individualización de la oferta y de la demanda: cada uno se capacita y se especializa en lo que puede.   El mercado de la educación se vincula con el mercado del trabajo a través de los estudiantes egresados y titulados y a través de los profesionales que ejercen como educadores y/o docentes.

En particular, el negocio educacional funciona beneficiándose del trabajo intelectual del docente y profesional, trabajo que es a la vez, físico, intelectual y virtual.

En efecto, así como funciona en el mercado capitalista, donde el trabajo asalariado o remunerado produce bienes y servicios, pero cuyo resultado genera un excedente, que es la plusvalía (o ganancia) del dueño del capital, en el mercado educacional el empresario (sostenedor, accionista y/o propietario del capital) se beneficia y obtiene rentabilidad a partir del uso y abuso del trabajo intelectual del profesional o docente, y de otros mecanismos indirectos como las redes de sociedades espejo, fantasmas o inmobiliarias a través de las cuales extraen los recursos que ingresan para fines educativos, pero los destinan a otros fines.

En este sentido, podría asemejarse una universidad privada y con lucro a un supermercado donde ingresan ciertos “clientes” -los alumnos- para comprar y contratar un “servicio” – la educación- a cambio de un valor económico determinado.

El precio del servicio educacional son las elevadas matrículas y mensualidades que paga el cliente-alumno y su ganancia a corto plazo es la educación que recibe y su ganancia a mediano plazo  es el título que obtiene y con el cual ingresará al mundo del trabajo donde lo explotarán tal como lo hacen con sus profesores y colegas profesionales.

Al interior de la estructura educacional, el que produce realmente conocimientos, curricula, metodologías y productos pedagógicos y académicos es el educador, investigador o docente, pero el que se lleva el beneficio lucrativo de su trabajo es el propietario del capital, es decir, el o los dueños de la empresa educacional (sea este, colegio, liceo o universidad).

El trabajo docente y profesional que es, como hemos dicho, al mismo tiempo trabajo físico, trabajo intelectual y trabajo virtual, consiste en la serie de operaciones mentales  e informacionales a través de las que el educador construye conocimientos nuevos, investiga en busca de nuevos hallazgos de la ciencia o sistematiza conocimientos anteriores para trasladarlos a la esfera del aula.

En este sentido, el lucro en el negocio educacional es plusvalía garantizada y obtenida desde tres fuentes:  1° desde los recursos económicos familiares e individuales mediante los cuales las personas “invierten” en su educación; 2° desde el trabajo intelectual de la mano de obra especializada de profesores y profesionales docentes; y 3° desde los recursos fiscales con que el Estado subvenciona directa e indirectamente la educación privada.

LECTURAS Y REFERENCIAS

Bourdieu; P.: La esencia del neoliberalismo.  Santiago, 2002.  Editorial Aun Creemos en los Sueños y Le Monde Diplomatique.

Cornu, B.: L’Education, segment du marché scolaire?. Revue Internationale d’Education de Sevres. Paris, diciembre 2009.

Dehais, B.: L’Education, nouveau marché mondial. Paris, 2000.  Rev. Alternatives Economiques N° 187, dec. 2000,

Hasse, R., Schneider, H., Weigelt, K.: Diccionario de Economía Social de Mercado. Francfort, 2002.  Konrad Adenauer Stiftung.

Marx, C.: El Capital.  Crítica de la Economía Política. III volúmenes.  México, 1976.  Fondo de Cultura Económica.

Monckeberg, M.O.: El negocio de las universidades en Chile. Santiago, 2007, Random House Mondadori.

Paul, J.J. : Les relations entre l’education et le marché du travail: quelques reflexions économiques.  Paris, 1993.  Revue Francaise de Pédagogie. Vol. 105, N° 105, pp. 19-30.

Disminución de la matrícula en primer año de carreras de Pregrado en universidades en Magallanes – 2012

La información más actualizada disponible en la comunidad universitaria regional, dá cuenta a la fecha de este ensayo de una disminución sustancial y acaso inédita de la matrícula universitaria en los primeros años de todas las carreras de pregrado de las sedes universitarias existentes en la región.

¿Se trata de un fenómeno coyuntural, determinado por el escenario de inquietud social manifestado el año 2011 en el plano educacional, o se trata de una combinación de factores coyunturales y estructurales de carácter social, cultural y económico?

 En este contexto, sigue siendo pertinente afirmar y rescatar el valor y la importancia que tienen en Chile hoy las universidades en la sociedad, ya que han pasado a ser uno de los escasos espacios culturales donde se ofrece al país un pensamiento crítico, profundidad de juicio y educación continua. Estas instituciones han tenido siempre la misión de cultivar el saber como bien público, crear nuevo conocimiento en todas las áreas del saber y transmitírselo a las nuevas generaciones para el desarrollo y la sustentabilidad de la sociedad.

Este ensayo tiene por propósito fundamental examinar -desde una perspectiva crítica y multidisciplinaria- algunas hipótesis que permitan explicar tal disminución a la luz de un conjunto más o menos coherente de factores de carácter social, cultural, político y económico.

Lea y descargue aquí el ensayo completo:

DISMINUCIÓN DE LA MATRICULA UNIVERSITARIA EN PRIMER AÑO EN LA REGIÓN DE MAGALLANES